Review by Alvaro

Casa Brava es un secreto del Algarve que merece la pena descubrir. La vegetación mediterránea que la rodea esconde una casa con mucho encanto y personalidad. Está decorada al detalle y cuenta con todo lo necesario para pasar unos días de relax y desconexión. Aparte de una entrada propia, un porche y un par de zonas de relax, la casa cuenta con una piscina natural sin cloro ni químicos, depurada únicamente por plantas y un filtro de arena, una idea espectacular. La situación de la casa, en un valle cerca de la localidad de Loulé, en el centro del Algarve, permite explorar tanto el oeste como el este de esta región portuguesa con facilidad y perderse por sus playas y bosques casi vírgenes. Además, si el enclave de la casa no fuera suficiente para convencerte, sus dueños son una pareja encantadora siempre pendiente de ti para ayudarte en lo que necesites, con welcome drinks, tips sobre la zona y unos desayunos increíbles. Todo es orgánico, vegano y casero. ¡Merece la pena probar la cena que ofrecen! Un placer. Repetiría siempre.